sábado, 17 de julio de 2010

¿Molesta que algunas cosas duelan tan poco?


Sospecho que el frío es una forma de dolor

8 comentarios:

Bichicome dijo...

A mi no me molesta.

Scarlett DuBois dijo...

Mejor, in a way. Hay cosas que duelen demasiado, así que quizás se complementen.

Alfonsina Álvarez dijo...

Prefiero doler prefiero,

pero sí,
seguro se complementen...

::Isza:: dijo...

Ahhh.. entiendo, entiendo...
Hace algunos años me pregunté lo mismo muchas veces...

Martin dijo...

Hola que tal? Estuve viendo tu blog y la verdad me parece buenísimo,te felicito.El motivo de mi comentario no es solo para felicitarte por tu blog,que está realmente bueno,sino que te invito a mi nuevo blog que se llama Martu te habla de todo.En mi blog no solo voy a comentar sobre algunos temas de actualidad sino que voy a subir videos o publicar algunos textos sobre algunos temas que son de esos temas donde charlamos de la vida.Obviamente el motivo de las charlas de la vida no es averiguarle la vida privada a todo el mundo porque no es el propósito y no está bueno,simplemente es reflexionar sobre esos temas.Además el conversar sobre esos temas es un punto de encuentro entre los lectores y yo.Bueno te espero por mi blog que es www.martutehabladetodo.blogspot.com y te agrego a mis webs favoritas,te mando un saludos y felicitaciones nuevamente por tu blog,saludos cordiales.

Dulce dijo...

por eso cuando hace frío me siento más viva.

Pablo dijo...

Hace tiempo que estoy leyendo esto. Que es el dolor sino un recuerdo de que todavía se es capaz de sentir. Lo importante seria en ese caso pasar ese primer momento de confusión para poder aprender de ese frío. Sospecho que la vida es una forma de dolor

Te dije que no podía parar de leer...

El Piper dijo...

Me duele que hayan cosas que no duelan. Asusta la falta de dolor. El dolor es sincero, sólo duele si ha de doler, sólo si importa.
Alguien dijo alguna vez que el dolor que mejor se soporta es el ajeno. Y nuestro país lo sabe mejor que ninguno; un 52% es ajeno al dolor ajeno, tan ajeno que es complice de ese dolor.
Yo también prefiero doler, doler por mi dolor y por el del otro.
Será que en estos días en los que el parlamento discute la Ley de Caducidad se me fueron por ese camino tus palabras...